viernes, 29 de marzo de 2019

EMILY DICKINSON





El agua se aprende por la sed.
La Tierra - por los Océanos atravesados.
El Éxtasis por la agonía -
La Paz - la cuentan las batallas -
El Amor, por el Hueco de la Memoria.
Los Pájaros, por la Nieve.

                             
                                  *******

Nadie conoce esta pequeña Rosa -
Podría haber sido una peregrina
Si no la hubiera cogido yo de los caminos
Y te la hubiera ofrecido a ti.
Sólo una Abeja la echará de menos,
Sólo una Mariposa,
Apresurándose tras un largo viaje -
Para posarse en su pecho -
Sólo un Pájaro se preguntará dónde está -
Sólo una Brisa suspirará -
¡Ah, Pequeña Rosa - qué fácil 
morir
Para alguien como tú!



HISTORIA DE UNA PASIÓN



miércoles, 27 de marzo de 2019

WALT WITHMAN




NO TE DETENGAS


No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima,
nos enseña,
nos convierte en protagonistas
de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tu puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes.
Huye.
“Emito mis alaridos por los techos de este mundo”,
dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente,
sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros “poetas muertos”,
te ayudan a caminar por la vida
La sociedad de hoy somos nosotros:
Los “poetas vivos”.
No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas … 






CANTO A MÍ MISMO


Me celebro y me canto a mí mismo.
Y lo que yo diga ahora de mí, lo digo de ti,
porque lo que yo tengo lo tienes tú
y cada átomo de mi cuerpo es tuyo también.
Vago… e invito a vagar a mi alma.
Vago y me tumbo a mi antojo sobre la tierra
para ver cómo crece la hierba del estío.
Mi lengua y cada molécula de mi sangre nacieron aquí,
de esta tierra y de estos vientos.
Me engendraron padres que nacieron aquí,
de padres que engendraron otros padres que nacieron aquí,
de padres hijos de esta tierra y de estos vientos también.
Tengo treinta y siete años. Mi salud es perfecta.
Y con mi aliento puro
comienzo a cantar hoy
y no terminaré mi canto hasta que me muera.
Que se callen ahora las escuelas y los credos.
Atrás. A su sitio.
Sé cuál es mi misión y no lo olvidaré;
que nadie lo olvide.
Pero ahora yo ofrezco mi pecho lo mismo al bien que al mal,
dejo hablar a todos sin restricción,
y abro de par en par las puertas a la energía original de la naturaleza desenfrenada.



En esta primera parte del poema "Canto a mí mismo", Whitman exalta la propia existencia. El disfrute del propio cuerpo, con todas sus grandezas y sus limitaciones. La importancia del origen, del arraigo, como fuente primaria de la identidad personal. Representa, como el nombre del poema lo indica, una alabanza al propio ser, a la existencia.

En este caso, amarse a sí mismo y cantar a la propia existencia no tiene nada que ver con el narcisismo. Es una expresión que apunta hacia lo universal, que a su vez está contenido en cada individuo. Por eso es una manifestación genuina del aprecio por la existencia propia, que no va en detrimento de la existencia ajena. Un verdadero canto a la vida.