viernes, 18 de noviembre de 2016

ROMEO Y JULIETA


nuevas
Romeo & Juliet/Painting: Ford Madox Brown (1821–1893)

       Romeo y Julieta es una de las primeras tragedias escritas por un Shakespeare que aún está dando sus primeros pasos hacia la máxima hondura expresiva de sus obras maestras: Hamlet, Otelo, El rey Lear, Macbeth o Antonio y Cleopatra. Basada en relatos italianizantes, y con un remoto antecedente en la “Fábula de Píramo y Tisbe”, recogida en las Metamorfosis de Ovidio, fue representada entre 1595 y 1596. Shakespeare supo dotar de profunda originalidad y fuerza las fuentes de las que bebió llegando a crear un microcosmos donde las fuerzas humanas y las telúricas se enfrentan como en la mejor tragedia griega.
La temática de esta obra gira en torno al amor ideal de unos jóvenes que deben ocultar su relación, ya que ese amor contrasta con el odio ancestral de sus familias. Al tema del amor/odio se suma el tema del destino que, desde el principio, participa de forma constante (a través de los astros o de presagios que preludian un final trágico) y dirige la vida de los protagonistas. Por último, la muerte es otro tema fundamental que tiene una ambivalencia: por una parte, a simple vista, parece el único camino irremediable ante las condiciones adversas que viven los personajes; pero, por otro lado, la muerte es la meta en la que ambos pueden coincidir y vivir su pleno amor sin interferencias externas.
En lo que se refiere a la estructura, desde el principio, la tragedia (que consta de cinco actos) está organizada en torno a dos ejes que evolucionan de forma paralela, aunque con puntos de intersección. Por un lado están las disensiones familiares basadas en el odio y los convencionalismos, y por otro, las relaciones personales de Romeo y Julieta basadas en el amor y la rebeldía. Todos los personajes se mueven en torno a estos dos ejes. Dentro de esta estructura, ocupa un lugar de capital importancia el tercer acto, cuando las muertes de Mercutio y Tybalt precipitan los acontecimientos hacia su desenlace fatal.
Finalmente, hay que destacar el uso de un lenguaje magistral que Shakespeare adapta en cada momento a las características o nivel de los personajes y situaciones de la acción. Por lo general, los criados utilizan un discurso burdo y equívoco, lleno de anfibologías (dobles sentidos). Por el contrario, los protagonistas hablan en verso y con un tono elevado (lírico, a veces petrarquista, lleno de imágenes).
 
 
 

lunes, 14 de noviembre de 2016

UN ENIGMA LLAMADO SHAKESPEARE

Según la Encyclopædia Britannica, "Shakespeare es generalmente reconocido como el más grande escritor de todos los tiempos, figura única en la historia de la literatura. La fama de otros poetas, tales como Homero y Dante Alighieri, o de novelistas como Miguel de Cervantes, León Tolstoy o Charles Dickens, ha trascendido las barreras nacionales, pero ninguno de ellos ha llegado a alcanzar la reputación de Shakespeare, cuyas obras […] hoy se leen y representan con mayor frecuencia y en más países que nunca. La profecía de uno de sus grandes contemporáneos, Ben Jonson, se ha cumplido por tanto: Shakespeare no pertenece a una sola época sino a la eternidad".


 
Pero, ¿fue William Shakespeare el verdadero autor de las obras de William Shakespeare? Hay teorías para todos los gustos.

 

miércoles, 2 de noviembre de 2016

INFLUENCIA DE EL DECAMERÓN